Categories

¿Cómo invertir en Bitcoin con el precio por las nubes?

No seas presa del FOMO y aprende algunas técnicas que te pueden servir de guía para entrar en Bitcoin a estos precios.

Ahora que el precio de Bitcoin está por las nubes una legión de nuevos inversores por fin se ha decidido a invertir. Cuando el precio estaba por el suelo, no compraron. Pero ahora sí quieren comprar. Los escépticos de un activo barato, hoy son creyentes de un activo mucho más caro. ¿Por qué ahora y no antes? Bueno, porque el nuevo inversor se deja llevar por lo que dicen de los demás. Entonces, el nuevo inversor se deja seducir por titulares bonitos. Y es muy propenso a caer en la ilusión. Asume que, si el precio ha venido subiendo, seguirá subiendo para siempre. El enemigo del inversor es la emoción. La codicia. El miedo. ¿Cómo invertir en Bitcoin con el precio por las nubes y sobrevivir al intento? 

Ahora bien, como normal general, lo ideal es comprar barato y vender caro. En otras palabras, comprar activos infravalorados y vender activos sobrevalorados. Es decir, comprarles a los pesimistas y venderles a los optimistas. Entendiendo que los mercados alcistas nacen del pesimismo, crecen en el escepticismo, maduran en el optimismo y mueren en la euforia. El inversor amateur fracasa con frecuencia, porque normalmente entra en el periodo de euforia. Llega demasiado tarde. Y por ser el último de la fila compra cerca del máximo. Lo que por lo general significa que compra poco antes de la caída. 

Sigue leyendo: “Los nuevos locos años 20″: El precio de Bitcoin podría bajar. ¿Por qué?

¿Por qué el inversor amateur compra caro? Escuchando las historias de éxito de los demás. O sea, compra por codicia, no por aval. El FOMO lo invade. Y no quiere perderse el bus. En el pasado, no compró, porque había mucha incertidumbre. Y no tuvo el valor de invertir ante tanto riesgo. Por esto espero hasta ser el último. Compra en la euforia, porque necesita la validación de todos para poder invertir. Pero en el fondo no sabe lo que está haciendo. 

Esta es una historia sin fin. Es la manera más sencilla de perder dinero. Lo que normalmente ocurre es que se compra en un arrebato de codicia a un precio bastante elevado bajo falsas expectativas y luego se vende demasiado pronto producto de la desesperación. Así se pierde dinero en este espacio. Así de sencillo. Se compra demasiado tarde y se vende demasiado pronto. 

Claro que nunca es fácil saber el verdadero valor de un activo. El precio de Bitcoin ciertamente ha aumentado bastante últimamente, pero puede seguir aumentando. Lo que implica que alguien puede comprar hoy y todavía hacer dinero con los futuros aumentos. La tendencia actual es claramente alcista. Y no comprar ahora puede significar la pérdida de una gran oportunidad. Si bien es cierto que el activo está bastante caro en relación a su precio pasado en los próximos meses puede volverse aún más caro. 

Las personas que compraron Bitcoin en años anteriores pueden vender un poco en cada alza para ir acumulando fiat en un fondo. Este fondo es una preparación para la próxima temporada bajista. De este modo, se crece durante el periodo alcista, pero con cierta estabilidad. Y se cuenta con la suficiente liquidez para volver a comprar ante una eventual caída del precio. Obviamente que los inversores de vieja data tienen una gran ventaja sobre los nuevos inversores. Ellos compraron barato. Entonces, los vaivenes del precio no afectan tanto porque siempre están en ganancia. Es decir, una caída a los $40K no es tan importante para la persona que compró en $3K. Pero sí puede ser bastante dolorosa para la persona que compró en $58K. 

Sigue leyendo: ¿Por qué Ray Dalio cree que el Gobierno prohibirá Bitcoin?

Ahora bien, el asunto es que no sabemos con precisión la duración exacta de este periodo alcista. Puede durar dos años más. O puede terminar mañana. Todo parece indicar que tendremos alzas por más tiempo debido a los factores macroeconómicos en juego. Hay muchos modelos que nos dicen que el precio de Bitcoin alcanzará los $100K o más este año. Algunos, incluso, hablan de mucho más. De hecho, se habla de $400K por unidad en el futuro cercano. Esto puede ser cierto en caso de que la tendencia actual se mantenga. Y, en efecto, es probable que se mantenga. Sin embargo, no es mala idea diseñar algún tipo de plan B en caso de que la tendencia no se mantenga. 

Supongamos que hay ánimo y se decide comprar Bitcoin por primera vez en estos momentos. Obviamente que hay optimismo. Se asume que el precio seguirá subiendo, pero también es posible que las cosas no se den acorde al plan. Lo mejor es no volverse loco. Si Bitcoin baja de precio, lo ideal en ese caso es no entrar en pánico y comprar un poco más. He ahí la importancia de nunca quedarse sin fiat. Las caídas son una muy buena noticia para el comprador. Entonces, ante las caídas hay que convertirse en comprador. Nunca en un vendedor. Nunca se vende por debajo del precio de compra. Así pasen mil años. Nunca se vende por debajo del precio de compra. 

Hay que invertir con estrategia. No con emoción. Confiar en las predicciones es una forma de emotividad. Es una trampa comprar pensando en las predicciones. La idea es acumular monedas, esperar el tiempo necesario y solo vender (en caso de vender) por encima del precio de compra. Lo demás es tontería. ¿Llegará a $100K este año? Tonterías. ¿Compro, vendo o mantengo? He ahí las únicas tres preguntas válidas. No se trata de predicciones. Se trata de acción estratégica. 

Sigue leyendo: ¡Ahora sí cree en Bitcoin!: ¿Por qué el cambio de corazón de Jordan Belfort?

Es posible comprar ahora con estos precios por las nubes. Pero se debe hacer sin falsas expectativas. Se debe comprar con la disposición de esperar por mucho tiempo entendiendo que los mercados fluctúan. Es decir, el periodo alcista puede continuar por más tiempo, pero también es posible que no dure por mucho más. En ambos casos, hay que estar preparado. En fin, hay que comprar siendo pacientes. 

En diciembre del 2017, muchos compraron a precios elevados bajo falsas expectativas. En aquel entonces, todo era optimismo. Y las predicciones daban bastante ánimo a los nuevos inversores. La codicia invadió al mercado y muchos compraron con gran ilusión. Sin embargo, el precio se fue en picada y muchos perdieron dinero. ¿Por qué? Por comprar caro y no saber esperar. Los impacientes son los primeros en entrar en pánico. Los pacientes, por otro lado, tarde o temprano, cobran el premio. 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *