Categories

Los vientos de la inflación arrecian, pero Bitcoin demuestra su valor en los balances

Las empresas con líderes iconoclastas, como Musk y Dorsey, «serían las más propensas a dar el paso» y convertir considerables cantidades de efectivo en criptomonedas

Seguramente han notado que una serie de empresas públicas que se «sumaron» a Bitcoin (BTC) a lo grande durante el año pasado divulgaron recientemente importantes ganancias en el primer trimestre de 2021. Square, que tiene 472 millones de dólares en BTC, por ejemplo, informó de un aumento de los beneficios brutos trimestrales del 79% interanual, duplicando las expectativas de los analistas. Por su parte, Tesla, que invirtió 1,500 millones de dólares —el 8% de su efectivo— en BTC en febrero, registró ganancias récord con un aumento de los ingresos del 74%. MicroStrategy, que hizo de Bitcoin su principal reserva corporativa en 2020, registró un aumento del 10% en los ingresos del primer trimestre.

«Ya sea que la inflación aumente o no, si más empresas deciden tener una pequeña parte de sus fondos en bitcoin en lugar de en efectivo, entonces lo que actualmente parece un goteo hacia bitcoin se convertiría en un torrente«, escribió el ilustre inversor Bill Miller en una carta de mercado a principios de este año. «Compañías como Square, MassMutual y MicroStrategy ya han trasladado su efectivo a bitcoin en lugar de tener pérdidas garantizadas en su balance», añadió.

Por otra parte, Ark Investments comentó en un boletín de la empresa: «Microstrategy, Square y ahora Tesla están mostrando a las empresas públicas el camino para añadir bitcoin como una legítima alternativa al efectivo en sus balances«.

Pero BTC sigue siendo un activo volátil —como la más reciente caída del precio de Bitcoin hasta los 46,000 dólares volvió a recordar a los usuarios— así que tal vez su adopción por parte de los tesoreros o encargados de manejar los fondos de las empresas sea realmente una circunstancia a corto plazo. Por otro lado, si la tendencia perdura, ¿es realmente apropiada para todas las empresas? Si es así, ¿a qué nivel de asignación es apropiado?

En general, ¿qué dice de la economía mundial el que las empresas públicas recurran ahora a una moneda digital de 12 años de antigüedad para mantener sus reservas de efectivo líquidas y seguras?

¿Una tendencia a largo plazo o una moda estacional?

«No lo veo como una moda», dijo a Cointelegraph Paul Cappelli, gestor de portafolios de Galaxy Fund Management. La «curva de oferta inelástica y el calendario de emisión deflacionista» de Bitcoin lo convierten en una «cobertura convincente contra la inflación y las malas políticas monetarias que podrían llevar a que las posiciones de efectivo se devaluaran con el tiempo«, dijo a Cointelegraph, prediciendo:

«Las empresas seguirán utilizando Bitcoin como una de las herramientas disponibles para preservar el valor de sus balances».

David Grider, estratega principal de activos digitales en Fundstrat, informó a Cointelegraph que espera ver «más corporaciones teniendo (holding) criptomonedas con fines comerciales legítimos» a medida que la adopción de las criptomonedas se vaya generalizando. Los exchanges podrían mantenerlas como inventario, las empresas tecnológicas podrían utilizarlas para el staking de tokens y participar en redes, mientras que las corporaciones multinacionales podrían aceptarlas para pagos.

«Espero dos tipos de empresas considerando la adopción temprana de las criptomonedas: las dirigidas por líderes que creen firmemente en las criptomonedas y las empresas que pueden tener necesidades transfronterizas únicas que se ajusten bien a las transferencias de Bitcoin«, dijo a Cointelegraph Gil Luria, director de investigación de D.A. Davidson & Co.

Si es así, ¿no representa esto un cambio radical para los responsables de las finanzas corporativas? «Cuando realicé mis exámenes para convertirme en tesorero, lo que se nos estableció como objetivo número uno fue garantizar la seguridad y la liquidez del balance«, dijo a Reuters Graham Robinson, socio de fiscalidad y tesorería internacional en PricewaterhouseCoopers y asesor de la Asociación de Tesoreros Empresariales del Reino Unido. Bitcoin, con su volatilidad, podría simplemente no encajar.

Si Bitcoin se utilizara como reserva de tesorería corporativa, y su precio se desplomara, esa empresa podría no ser capaz de satisfacer sus necesidades de capital circulante, señaló Robert Willens, profesor adjunto de la Columbia Business School, en enero, cuando lo describió como «una estrategia de alto riesgo y alta recompensa».

¿Ha cambiado Willens su opinión? «Sigo creyendo que es una estrategia de alto riesgo y alta recompensa», dijo a Cointelegraph, reconociendo que «últimamente, las recompensas han superado con creces los riesgos». También visualiza a más empresas siguiendo el ejemplo de Tesla y Square, «a medida que las inversiones en criptomonedas se vuelvan más «respetables» y surjan como una salida viable para los saldos de efectivo de las empresas«. A la pregunta de quién podría liderar el camino, Willens respondió

«Creo que las empresas con líderes iconoclastas —no necesariamente limitadas a una industria en particular— serían las más propensas a dar el paso y comprometer una cantidad decente de los saldos de efectivo de la corporación en criptomonedas.»

Grider de Fundstrat, citando los datos de comercio al contado de la firma Genesis Capital, dijo a Cointelegraph que esposible que haya más corporaciones comprando criptomonedas de las que se han informado en las declaraciones de ganancias. El «Informe de Observaciones del Mercado» del primer trimestre de 2021 de Genesis, por ejemplo, comunica sobre un sorprendente salto en la participación de «corporaciones» en el volumen de trading de criptomonedas, desde casi 0% en los trimestres anteriores hasta aproximadamente un 27%. «A medida que los clientes corporativos comenzaron a comprar bitcoin para sus fondos en el primer trimestre, nuestros índices cambiaron«, señaló Genesis.

Mientras los responsables de las finanzas de las empresas se preparan para hacer frente al mundo posterior al COVID-19 en medio de las advertencias de una tormenta inflacionaria, una cantidad cada vez mayor de empresas está haciendo un balance de sus fondos o reservas de tesorería. Si ocurre lo peor, y el dólar y otras monedas de reserva se debilitan, ¿están seguros de que todo el efectivo de su balance está bien asegurado?

Tesla asignó el 8% – ¿Es demasiado?

Suponiendo que una empresa considera que las criptomonedas deben formar parte de sus fondos de reserva o tesorería, ¿cuánto debería asignar realmente? El año pasado, Cappelli dijo a Cointelegraph que una inversión de 50 puntos básicos al 2% de las reservas era lo correcto, dada la volatilidad de las criptos. Pero desde entonces, los precios de las criptomonedas se han disparado, y Tesla asignó la gran cifra del 8% —o 1,500 millones de dólares— a sus reservas corporativas de efectivo. ¿Está creciendo la asignación recomendada?

«No creo que haya una regla clara que podamos aplicar aquí de forma generalizada«, dijo Willens a Cointelegraph, «pero pienso que algo por encima del 2% sería apropiado: tal vez hasta el 8%-10% podría ser aceptable«.

«Todo dependerá de la empresa«, dijo Cappelli la semana pasada. «Las empresas gestionan sus balances para financiar las operaciones y mantener cierta liquidez». Bitcoin sigue siendo un activo muy volátil, «por lo que, aunque proporciona una cobertura contra la inflación, conlleva un cierto riesgo de mercado. Me sorprendería mucho ver a una empresa asignar mucho más que un 5% en la actualidad, pero eso puede cambiar con el tiempo«.

Sin embargo, ¿qué pasa con el argumento de Robinson de que el trabajo de un tesorero corporativo es garantizar la liquidez y la seguridad del balance? ¿Podría Bitcoin no cumplir con esto?

«Si se piensa en las criptomonedas puramente como dinero en efectivo, sigue siendo muy volátil en relación con el dólar», dijo Grider a Cointelegraph. «Pero algunos activos como Bitcoin se están volviendo menos volátiles últimamente, y estamos viendo surgir una fuerte liquidez en las criptomonedas, lo que es alentador«.

Una forma en que una empresa podría pensar en tener criptos es como una alternativa al efectivo, continuó Grider, «pero también se puede pensar en ellas como un inventario o una inversión de valores negociables o un activo intangible a largo plazo. Eso significa que, aunque no sea un activo de tesorería ideal en todos los aspectos, las empresas podrían mantener criptomonedas por otras razones«, por ejemplo:

«Ciertas empresas establecidas podrían comprar criptos como una cobertura contra la disrupción tecnológica, al igual que hacer fusiones y adquisiciones de una startup de la competencia».

«Creo que la preocupación por la liquidez es válida», respondió Willens, «pero limitar la inversión al 8%-10% de los fondos invertibles debería aislar a los tesoreros de las críticas, ya que el saldo de los fondos se desplegaría en efectivo y en equivalentes de efectivo con un valor fácilmente realizable.»

Hay un ejercicio de dimensionamiento que se produce para cada inversión, añadió Capelli, y «tener en cuenta todas las inversiones del balance» forma parte del trabajo de cualquier tesorero empresarial o director de inversiones. Mientras tanto, Luria declaró que «los criptoactivos son lo suficientemente líquidos como para que esto no sea una limitación«.

Un elemento disuasivo más importante para utilizar las criptomonedas como reserva de tesorería corporativa, en opinión de Willens, puede ser el tratamiento contable al que está sometido en la actualidad, es decir, «la extraña forma en que se contabilizan las inversiones en criptos: se tratan como «activos intangibles de vida indefinida», y por lo tanto cualquier disminución del valor del activo debe reflejarse en los ingresos de las operaciones continuas, mientras que los aumentos de precio no pueden reflejarse así«. Describió este «tratamiento contable desfavorable […] como el aspecto menos atractivo de una inversión en la misma».

¿Un «cambio tectónico» en las finanzas mundiales?

En definitiva, el actual entorno monetario ha suscitado serias preocupaciones empresariales sobre la inflación y la continua fortaleza del dólar estadounidense. No debería sorprender, como dijo Grider, «que las corporaciones se abran más a alternativas como las criptomonedas».

Pero puede estar ocurriendo algo aún más grande. Como señaló recientemente Perianne Boring en el New York Times, puede estar produciéndose un «cambio tectónico» en las finanzas mundiales gracias a las criptomonedas. «Los activos digitales han dado lugar a un nuevo paradigma en las finanzas globales«, coincidió Cappelli, aunque todavía estamos en las primeras etapas:

«Con cada ciclo, siempre hay focos de espuma o euforia, pero estructuralmente, lo que hemos visto construir en los últimos años ciertamente proporciona una base sólida para esta nueva clase de activos».

Sigue leyendo:  

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *