Categories

Una pareja de Estados Unidos le dice a un tribunal federal que la Hacienda no tiene derecho a gravar las criptomonedas recién minadas

Las monedas ganadas por staking han sido «creadas» y no están sujetas a impuestos hasta que se vendan, según una pareja de Estados Unidos.

Una pareja que invierte en criptomonedas ha alegado que las monedas obtenidas por la minería o el staking no están sujetas a impuestos hasta que se venden en una demanda presentada ante un tribunal federal. 

La pareja de Tennessee busca un reembolso del Servicio de Impuestos Internos (IRS) y presentó una demanda ante el Tribunal de Distrito de Estados Unidos para el Distrito Medio de Tennessee el martes 25 de mayo.

Joshua y Jessica Jarrett afirman que las ganancias del staking no son transacciones imponibles porque constituyen la creación de una propiedad. Lo compararon con un panadero que hace un pastel o un autor que escribe una novela.

Law360 informó que el tribunal escuchó que Jarrett utilizó sus recursos para crear 8,876 nuevas unidades de tokens Tezos (XTZ) en 2019, y aún no ha vendido ninguna de ellas. El caso se basa en la premisa de que los criptoactivos fueron «creados» y no han sido vendidos, por lo que no se ha obtenido ningún ingreso o ganancia de ellos.

En su demanda, los Jarretts afirmaron que Estados Unidos pretende utilizar la ley federal del impuesto sobre la renta para hacer algo sin precedentes, que es gravar la actividad creativa en lugar de los ingresos, y añadieron:

“Gravar los pasteles, libros o tokens de nueva creación como ingresos tendría efectos perjudiciales y de gran alcance para los contribuyentes y la economía de EE.UU., y carece de apoyo en el Código de Impuestos Internos, los reglamentos, la jurisprudencia o la Constitución.”

La pareja citó un caso del Tribunal Supremo de 1920 que sostenía que los ingresos deben implicar una «entrada». Los bienes realizados por un contribuyente no «entran», sino que salen, afirmaron. Otra sentencia de 1955 en la que el tribunal caracterizaba los ingresos como «casos de accesos innegables a la riqueza, claramente realizados, y sobre los que los contribuyentes tienen un dominio completo», se utilizó para respaldar la afirmación.

La pareja declaró los tokens como «otros ingresos» en sus declaraciones de impuestos, lo que supuso un pago de $9,407 a la Hacienda. Se ha solicitado la devolución de $3,293 pagados en concepto de impuesto federal sobre la renta y un aumento de $500 en los créditos fiscales resultantes de la reducción de sus ingresos.

El abogado de la pareja, David L. Forst, declaró que existen «100 años de derecho fiscal» como precedente legal de que los bienes de nueva creación no se gravan.

A principios de marzo, Cointelegraph informó que el IRS aclaró que los criptoinversores que solo compraron activos digitales usando fiat y no vendieron durante 2020 no necesitan informar dichas actividades.

El 20 de mayo, se informó que el Departamento del Tesoro de los Estados Unidos pidió que los exchanges y los custodios informaran al IRS sobre las transacciones de criptomonedas superiores a $10,000.

Sigue leyendo:

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *